¿Repercute la superficie de entrenamiento en la aparición de lesiones?

Resumen:

Día a día, algunos corredores le han dado un papel antagonista al asfalto, atribuyéndole unas carácteristicas que verdaderamente no le corresponden a esta superficie. Muchos alaban la gravilla por encima de todo; piensan que no hay nada mejor que correr en un buen parque sobre un piso relativamente blando, pero ¿verdaderamente influye tanto la superficie como para causarnos lesiones deportivas?

Introducción

A día de hoy, nadie discute que el running se ha convertido en una de las actividades físicas más realizadas por la población. Su bajo coste y su fácil acceso permite que cualquiera pueda practicarlo. Ahora bien, por desgracia, esta actividad tan popular está acompañada de un gran número de lesiones; y es que el 60 % de los corredores sufre alguna lesión a lo largo del año (estudio). Son muchos los motivos que pueden llevar a una persona a sufrir molestias musculares o articulares (técnica incorrecta, sobreentrenamiento, peso…). Por ello, hoy nos vamos a centrar en aquellas investigaciones que han relacionado las diferentes superficies de entrenamiento con el riesgo de lesión.

Todos hemos escuchado alguna vez que el entrenamiento sobre asfalto es muy lesivo; sin embargo, no nos cansamos de ver a runners realizando sus sesiones en esta superficie, ya sean entrenamientos continuos o interválicos. ¿Es tan malo como lo pintan o es tan solo un mito más del entrenamiento deportivo? He aquí la respuesta.

¿Es tan malo correr en asfalto como lo pintan?

No. Algunos estudios (1, 2, 3) han demostrado que la superficie de entrenamiento no influye en la producción de lesiones, ya que no se encuentran diferencias significativas entre el impacto plantar, tiempo de contacto y el impulso en las distintas superficies de entrenamiento estudiadas (asfalto, césped, tartán, tapiz rodante y gravilla).

En la siguiente tabla (estudio), podemos observar que la presión plantar máxima es prácticamente idéntica en todas las superficies estudiadas en esta investigación.

Presión plantar en las diferentes partes del pie

Como es habitual, nos encontramos con algunos estudios que son contradictorios. Algunos autores muestran su predilección hacia un tipo de superficie frente a otra.

¿Cuáles son las mejores superficies para entrenar?

Diversos estudios (1, 2) señalan que el césped es la mejor superficie para realizar nuestros entrenamientos, ya que reduce el  impacto sobre la superficie plantar y disminuye el riesgo de sufrir lesiones musculo-esqueléticas.

Por otro lado, se situaría el tapiz rodante (estudio), superficie muy recomendada en programas de rehabilitación, ya que, al igual que la anterior, presenta un impacto débil sobre la superficie plantar.

Conclusiones

En esta breve revisión, hemos visto la influencia que tiene la superficie de entrenamiento en la actividad física. Así, podemos concluir lo siguiente:

  • La superficie de entrenamiento no aumenta el riesgo de lesión; se debe atender a otros factores como, por ejemplo, la técnica de carrera, peso corporal, etc.
  • Basándonos en lo estudiado, a la hora de seleccionar una superficie para realizar nuestros entrenamientos, escogeríamos el césped. El problema de esta superficie recae en encontrar una zona adecuada al entrenamiento deportivo.
  • Algunos autores destacan los beneficios del tapiz rodante como método rehabilitador de lesiones.

 

Deja tu comentario

Close