¿Mejora el minimalismo nuestro rendimiento al competir?

Siguiendo con el análisis de estudios sobre el barefoot o minimalismo (ver el anterior artículo), nos hemos topado con otro estudio de interés para el mundo del running y la competición. Se trata de un artículo (enlace) publicado en agosto del 2016, que busca comparar la influencia del barefoot en la economía de carrera y, por tanto, analizar su influencia en el consumo de oxígeno en determinadas velocidades.

Si bien podemos encontrar algunos estudios que indican que el uso de un determinado calzado puede influir, en mayor o menor medida, en el rendimiento o en la economía de carrera (estudio), así como en la reducción del consumo de oxígeno en determinadas velocidades (estudio), no podíamos encontrar hasta ahora estudios que corroborasen este efecto en mujeres, ya que la mayoría de ellos había sido realizado con hombres.

Por ello precisamente, el estudio que aquí analizamos se realizó con 14 mujeres, buscando ver si los efectos en ellas eran los mismos que se habían observado en estudios anteriores, comparando su rendimiento con calzado deportivo y sin él.

Pues bien, estas mujeres se encontraban entrenadas, todas ellas habían acabado al menos una media maratón o maratón y tenían un tiempo medio en carreras de 5 km de entre 4:20 m/km  y 5:35 m/km. Asimismo, teniendo este aspecto como criterio de suma importancia y excluyente, no tenían ninguna experiencia con el minimalismo.

Estas mujeres se sometieron a diversas pruebas durante 3 días para establecer los diferentes valores de referencia, tales  como VO2max y sus diferentes porcentajes (65 %, 75 % y 85 %) y el valor de economía de carrera.

¿Favorece el minimalismo o barefoot la economía de carrera?

Analizando el estudio que aquí presentamos, podemos ver cómo se confirman los resultados hallados en otros estudios que ya se habían realizado solo con una muestra masculina (Estudio, Estudio). Estos estudios muestran una mejora de la economía de carrera y con respecto a los niveles del consumo de oxígeno, gracias a la práctica del minimalismo.

Si analizamos el motivo de esta mejora, podemos ver un factor claro y de suma importancia: el aumento de la masa del pie debido al peso añadido por el calzado utilizado. Los autores, en este estudio, encontraron una clara relación entre el coste de oxígeno y la masa del calzado.

Así, nos explican que, al utilizar un calzado “no minimalista”, la masa de nuestro pie aumenta considerablemente y esto compromete nuestro rendimiento al aumentar el coste de oxígeno en una determinada velocidad, siendo este aumento de masa y del coste de O2 proporcional (aumenta un 1 % por cada 100 gr. que le añadimos a cada pie).

Aunque podríamos ofrecer esta conclusión de forma general, es importante señalar que los autores también observaron que el consumo de oxígeno solo se vio comprometido a una determinada velocidad (en torno al 85 % del VO2max), siendo los resultados iguales, tanto si la actividad se realizaba calzado o no, a velocidades correspondientes al 65 % y 75 % del VO2max.

Conclusiones

Analizando, pues, los resultados del estudio, podemos decir que este muestra una influencia positiva en el rendimiento deportivo por parte del minimalismo, sobre todo en el ámbito competitivo.

Observamos que se produjo una mejora en la economía de carrera y un menor consumo de oxígeno a la velocidad correspondiente al 85 % del VO2max, cuando estamos calzados (es decir, a la misma velocidad el consumo es menor o, para el rango de consumo del 85 % del VO2max, la velocidad de carrera es mayor); si bien, a velocidades menores, no hay cambios significativos.

Si analizamos estos resultados cuidadosamente, podemos ver cómo esta mejora de rendimiento proporciona mayores ventajas en el ámbito competitivo en deportes de resistencia, ya que al competir nos estamos moviendo en torno a valores cercanos a este 85 % del VO2max.

Por nuestra parte queda analizar si, en nuestra circunstancia determinada, debemos tener en cuenta o no las ventajas que ofrece el barefoot.

Deja tu comentario

Close