El entrenamiento de fuerza mejora la resistencia en corredores. Sin efectos negativos.

El objetivo de esta revisión fue identificar, sintetizar y evaluar los resultados los efectos del entrenamiento de fuerza en indicadores de rendimiento en corredores de resistencia previamente entrenados.

La evidencia actual sugiere que, en corredores entrenados de media y larga distancia, el entrenamiento de fuerza puede mejorar la resistencia, los factores de potencia muscular y el rendimiento en distancias entre 1.500 y 10.000 m. Tales mejoras pueden lograrse llevando a cabo 2 sesiones semanales separadas por al menos 48 horas, durante un período de 6 a 12 semanas. Estas mejoras pueden obtenerse mediante ejercicios diseñados para mejorar la fuerza máxima, explosiva y reactiva, o una combinación de éstos.

Sin embargo, no hay evidencia suficiente para establecer los distintos efectos de la capacitación en cada una de estas manifestaciones de fuerza. El entrenamiento de fuerza puede mejorar el rendimiento en programas de entrenamiento que incorporan intervalos de ejecución realizados a una intensidad máxima que dure menos de 30 segundos. Además, el trabajo de fuerza puede ser eficaz cuando se sustituye un porcentaje entre 20 y 40% del volumen habitual de trabajo de resistencia específico.

No existen pruebas que asocien el trabajo de fuerza y la aparición de efectos potencialmente negativos en el corto plazo como el aumento de masa corporal o la presencia de síntomas de sobre-entrenamiento.

Enlace revisión mayo 2017

Deja tu comentario

Close